Descubre y compra nuestra gama de café de especialidad en grano de Colombia,  Etiopía, Perú o Brasil. El café de especialidad implica que los granos tienen un origen único, proviniendo de una finca concreta con un mismo productor y plantación. En Debuencafé seleccionamos el café de especialidad en grano haciendo gran hincapié en su procedencia y puntuación SCA*, asegurando la calidad y las características únicas de nuestros cafés.

*Speciality Coffee Asociation. El café de especialidad en grano sólo se puede denominar “de especialidad” si pasa los criterios de la cata realizada por un profesional con titulación SCA. De esta forma, garantizamos la calidad del café.

Un café puede tener la denominación de “especialidad” únicamente si pasa los criterios de la cata realizada por un profesional con titulación SCA (Specialty Coffee Association) para garantizar la calidad de café para el consumidor. Asimismo, permite dar notoriedad a un caficultor en el mundo cafetero.

Se denomina café de especialidad en grano al café de alta calidad. Para que sea considerado café de especialidad tiene que alcanzar una puntuación SCA mínima de 80/100 en una evaluación llevada a cabo por un catador certificado. Generalmente, el café de especialidad se reconoce siempre por tener una puntuación SCA superior a 80 puntos.

El café de especialidad en grano proviene de toda una cultura y dedicación para producir un café de gran calidad y se traduce en toda una experiencia para el consumidor. Al ser café de mayor calidad es mejor para ti y para tu salud. Probar el café de especialidad en grano es probar el sabor y las fragancias de regiones y fincas únicas, descubriendo aromas que nunca antes te habrías imaginado. Además, comprar un buen café no sólo supone una experiencia única para tu paladar, sino que también te aporta tu dosis diaria de cafeína apoyando a los caficultores de pequeñas fincas y generando cultura de café.

La puntuación SCA se basa en la ausencia de defectos en los granos de café en verde. Para que un café sea de especialidad tiene que tener una puntuación superior a 80 puntos dentro de una escala del 0 al 100. Se considera que entre 80 y 84,9 puntos el café es “Muy bueno”; entre 85 y 89,9 es “Excelente” y entre 90 y 100 es “Exquisito”. Gracias a esta puntuación, los tostadores y baristas de todo el mundo pueden ofrecer a sus clientes cafés de gran calidad, apoyando a los caficultores de pequeñas fincas para que sigan trabajando respetando la tradición del cultivo del café y la naturaleza.

×